Permanent Bar - Congress

El Impacto Terrible de la “Prohibición Permanente”

Kuck Baxter Immigration Blog Leave a Comment

La mayoría de los seres humanos normales no tienen idea de lo que es la “Prohibición Permanente”. Pero, para los inmigrantes y los abogados de inmigración, es lo único que impide a millones de inmigrantes a legalizar su estatus migratorio a través del proceso “normal”. De hecho, la Prohibición Permanente es quizás el estatuto de inmigración más negativo y dañino en los libros en 2023.

Es necesaria una breve lección de historia para explicar por qué surgió la Prohibición Permanente. En 1986, el Congreso aprobó una “amnistía” y permitió que las personas amnistiadas (en su mayoría hombres mexicanos) solicitaran tarjetas de residencia para sus familias. Hicieron esto sin entender lo obvio: que habría una fila de décadas para que las familias de estos hombres recibieran sus propias tarjetas verdes y que estos hombres tomarían otros trabajos de mayor calidad con sus tarjetas verdes recién entregadas–creando así una avalancha aún más grande de inmigración indocumentada a los EE. UU. para cubrir puestos de bajos salarios. Todos estos problemas eran previsibles, pero el Congreso optó por ignorarlos. Desde 1990 (cuando los 2,5 millones de hombres amnistiados recibieron sus tarjetas verdes finales y supuestamente resolvieron la “crisis de inmigración”) hasta 1996, hubo un aumento en el número de inmigrantes indocumentados en los Estados Unidos a cinco millones: el efecto contrario al buscado de la amnistía de 1986. Para 1996, el estado de ánimo en el Congreso era cerrar toda la inmigración debido al aumento de la inmigración indocumentada.

Esto nos lleva a lo que se conoce como “IIRAIRA”. En septiembre de 1996, el Congreso aprobó el Illegal Immigration Reform Act and Immigrant Responsibility Act (“IIRAIRA”; la Ley de Reforma de la Inmigración Ilegal y la Ley de Responsabilidad del Inmigrante). Ocurrió dos años después de que el republicano Pete Wilson ganara la reelección para gobernador en California con una plataforma antiinmigración. Usando el libro de jugadas de Pete Wilson, Newt Gingrich aprobó IIRAIRA en el Congreso y Bill Clinton lo convirtió en ley. Es IIRAIRA que creó la Prohibición Permanente.

IIRAIRA reescribió todos los aspectos de “realización” de la ley de inmigración. Hay tres cambios claves que fueron perjudiciales para los inmigrantes e, irónicamente (dado que la Ley de la que formaban parte siguió el patrón de la amnistía de 1986), provocaron un crecimiento de la inmigración ilegal.

Primero, IIRAIRA eliminó la capacidad de los cónyuges, parientes, y empleadores ciudadanos estadounidenses patrocinando a un inmigrante indocumentado a hacer que ese inmigrante reciba su residencia legal en los Estados Unidos a través del “ajuste de estatus”–obligando a todos los que entran ilegalmente a abandonar los Estados Unidos e ir a una entrevista en un Consulado de los Estados Unidos para obtener su “residencia permanente”. A primera vista, esto puede parecer justo, pero tuvo consecuencias intencionalmente terribles, como lo demuestran los otros dos cambios.

El segundo cambio clave de IIRAIRA fue hacer que un inmigrante que había llegado ilegalmente al país o se hubiera quedado más de seis meses después de su visa (presencia ilegal) después del 30 de septiembre de 1996 (cuando Clinton firmó IIRAIRA) y luego abandonara los EE. UU. tendría una prohibición de 3 años antes de poder regresar legalmente. Si el inmigrante entrara ilegalmente y se quedara por más de un año o una persona se quedara más de un año después de vencerse su visa (presencia ilegal) y luego se fuera, sufriría una prohibición de 10 años antes de poder regresar legalmente. Ambas prohibiciones pueden perdonarse si el extranjero tiene un cónyuge o padre que es ciudadano estadounidense o residente permanente legal y puede probar que dicho “pariente calificado” sufriría “dificultades extremas” en ausencia del inmigrante; pero había muy pocas personas en ese entonces que calificaran para la exención. Una buena cláusula de excepción a estas dos prohibiciones es que solo se aplican a aquellos que tienen más de diecinueve años cuando salen de los EE. UU., ya que los niños menores de dieciocho años (para los fines de esta prohibición) no acumulan “presencia ilegal”. De nuevo, penalizaciones muy duras; pero al menos (hasta cierto punto) perdonables.

Lo tercero (y peor) que hizo el Congreso a través de IIRAIRA fue crear la Prohibición Permanente. Esta prohibición de por vida de obtener la residencia permanente se activa cuando alguien ha entrado ilegalmente a los EE. UU. y permanece más de un año en los EE. UU. o se queda más de un año después de vencerse una visa. Cuando se van, se activa la prohibición de 10 años (como fue indicado anteriormente). Pero, si vuelven a entrar ilegalmente antes de que pasen los 10 años (algo bastante común en 1996 y hasta 2008 para, en su mayoría, mexicanos), ahora se les prohíbe de por vida inmigrar a los Estados Unidos. Lamentablemente, prácticamente nadie además de los abogados de inmigración supo de esta dura consecuencia durante décadas.

La peor parte de esta prohibición es que se puede aplicar legalmente a los niños. Si un niño entra ilegalmente con sus padres (lo cual era muy común después de la amnistía cuando la mamá y los niños se unían al papá que tenía la tarjeta verde), los padres salen con el niño (tal vez para visitar a un abuelo o debido a una muerte en la familia), y luego todos vuelven a entrar ilegalmente, al volver a entrar, tanto los padres como su(s) hijo(s) ahora tienen la prohibición permanente, un resultado tremendamente injusto y que podría estar sujeto a una interpretación diferente pero ni las administraciones de Biden ni Obama se han esforzado por revisarla.

Esta aplicación de esta ley en particular es insidiosa debido a que decenas de miles de beneficiarios de DACA están sujetos a la Prohibición y no pueden inmigrar legalmente (como lo pueden hacer muchos de sus pares) ya que esta ley–que se encuentra en INA 212(a)(9)(c)—los prohíbe. Además, no importa si su hijo se une al ejército o si está gravemente enfermo. No importa si usted es un padre soltero o un cuidador de su padre ciudadano. No importa si usted pagó sus impuestos durante 25 años o si ha vivido una vida perfecta. No importa si es dueño de un negocio y emplea a cientos de ciudadanos estadounidenses. Independientemente de estas consideraciones, usted aún caería en las fauces legales de la Prohibición Permanente.

Como cualquier regla de inmigración, hay excepciones. Solo hay cuatro formas de evitar el terrible impacto de la Prohibición Permanente:

  1. Vivir fuera del país durante diez años y luego solicitar un perdón
  2. Ser beneficiario de una Visa U (para víctimas de delitos).
  3. Ser beneficiario de una Visa T (víctima de tráfico sexual o laboral); o
  4. Estar en proceso de deportación y tener un juez de inmigración que le conceda una cancelación de deportación (por cual alivio, por ley, solo 4,000 personas al año califican)

Se estima que hasta 5 millones de personas son víctimas de la Prohibición Permanente. Si hay un cambio que el Congreso podría hacer hoy que tendría un impacto inmediatamente positivo en la vida de la mayor cantidad de los inmigrantes (potenciales o reales), es derogar INA 212(a)(9)(C).

Si tiene alguna pregunta sobre esta u otras cuestiones de inmigración, llame a los abogados de Kuck Baxter–Líderes en la Inmigración.

About the Author

Kuck Baxter Immigration

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.